domingo, 11 de mayo de 2008

DETECTIVES EN LA GUANTERA 01: SALVO MONTALBANO

(Publicado en La Opinión de Granada, Periferia, 10 de mayo 2008. Ver en el original)



Andrea Camilleri (nacido en Porto Emepdocle, 1925) se encuadra en una maravillosa generación de escritores sicilianos. Con él forman una tríada asombrosa el enorme Leonardo Sciascia (1921-1989) y el sorprendente Gesualdo Bufalino (1920-1996). Pero Camilleri, aunque su predilección se centre en los ires y venires de una Sicilia que finalmente tomó el tren de la modernidad (cómo recuerda a Andalucía), no emplea el bisturí de Sciascia ni el vuelo majestuoso de Bufalino. Pero no se los pierdan a ambos, siquiera. Camilleri celebra Sicilia en varios libros interesantes donde recoge el choque del progreso con la isla secularmente atrasada, sometida con toda naturalidad a la Mafia. Pero no son esas joyas (como La Pensión Eva o El Movimiento del Caballo, o su muy merecida, reconocida y deliciosa La concesión del teléfono), sino su serie del inspector (dottore) Montalbano la que nos trae aquí.

Montalbano, nombre de comisario que debe su nombre, valga su redundancia, a nuestro maestro Manuel Vázquez Montalbán, vive entre Vigàta y Montelusa, ficticias denominaciones del propio Porto Empedocle, que vio nacer al autor, y Agrigento, quizá Ragusa. Sus novelas suceden en una cercana época, con móviles, ordenadores, televisiones locales; pero sí, y siempre, amables trattorias con suculentos menús, chachas con reservado acento siciliano, cordiales cafés de media tarde y señores oscuros que dirigen el tejemaneje de la política y la realidad social.

A Pepe Carvalho le salió un duro competidor que hace las delicias de los que siguieron al detective catalá-galego. Montalbano no es Carvalho, sus habilidades culinarias son medianas, aunque su gusto como consumidor gana enteros. Los salmontes de la trattoria de Enzo (antes comía en Calogero), denotan un saborcillo extraordinario, aunque jamás Camilleri nos diga con pelos y señales su receta. Deben ser maravillosos. Pero Montalbano no es todo cocina, como no lo es Carvalho.

A través de la serie conocemos su vida, y agradecemos a los autores que nos muestran al personaje en su ámbito, rodeado de sus seres queridos y odiados. ¿Qué serie de novelas se mantendría con devotos sin esos secundarios imprescindibles? Si Carvalho tiene a Biscuter, Montalbano tiene a Catarella. Un Sancho Panza siciliano indiscutible, quizá no tan implicado en los avatares del Comisario, es cierto, pero logra unas escenas cómicas que firmaría Totó (no Totó Riina, of course). Y anotemos otra coincidencia curiosa, ambos autores nunca escondieron –ni esconden- su militancia comunista. Cocina, comunismo y afección literaria ¿quién da más?

Aquí terminan las similitudes. Porque Carvalho no precisa la comparación y Montalbano no las necesita. Salvo Montalbano es un tipo entrañable y sencillo con el que el lector se asimila fácilmente. Cincuentón actual, obsesionado con la vejez, de relativo éxito con las mujeres, cauto, de gustos simples como tomar un JB en la galería de su casa y disfrutar de los platos que Adelina, la sicliana auténtica que tramita sus quehaceres domésticos, le prepara para su vuelta casa. En Marinella –lugar ficticio también- hay una casita a la orilla del mar en el que el comisario nada muchas mañanas. Inteligente, perspicaz, resignado aunque no tanto, soltero recalcitrante en cuanto a Livia, novia que vive en una ciudad del norte –tanto significa el Norte en la Italia del Sur- de la que parece estar enamorado.

Algo hay de Camilleri que siempre deja en Montalbano. Un tema siempre cruza cada novela que no nos deja indiferente. Puede ser el tráfico de niños, el corte de la droga tanto para la gente de alto standing como para los miserables, los muertos de hace tanto tiempo (¿existe el debate sobre la memoria histórica en Sicilia?), asesinatos en el INSERSO (algo parecido existe en Italia), tristes y infortunadas prostitutas en el mismo nivel que las niñas pijas.

Como los grandes, y dados los antecedentes de Camilleri en cuestiones de TV, Montalbano se convirtió en detective de mediana pantalla, y arrastra sus casos por toda Italia. Con éxito.

Pero tienen ustedes un largo trabajo por delante si se deciden a optar por Montalbano: varias novelas y tres libros de relatos. Rodeado de secundarios impactantes, en Comisaría y fuera de ella, con un mosaico excepcional de la burocracia siciliana, con un velado clímax de las familias mafiosas, con un aroma seductor de pescado recién cocinado, paseos hasta el muelle y unas terribles ganas de ser feliz y reivindicar conducir a veinte kilómetros por hora, y que no sea pecado.

Descubrirán entonces a un escritor que les puede conducir a un encantador ambiente, esa Vigàta mítica, un lugar que revisita el autor, volviendo a sus orígenes, para regodearse en la podredumbre de la posguerra y la dulzura de la vida inocente. Donde no estará Montalbano, pero sí su paisaje. Y disfrutamos. Tanto. Qué ganas dan de estar en Sicilia.

En España estas novelas son habitualmente publicadas por Salamandra. Esta es un listado de las escritas por Camilleri de la serie Montalbano.

1994 - La forma dell´aqua (La forma del agua)1996 - Il ladro di merendine (El ladrón de meriendas)1996 - Il cane di terracotta (El perro de terracota)1997 - La voce del violino (La voz del violín)
2000 - La gita a Tindari (La excursión a Tindari)2001 - L´odore della notte (El olor de la noche)
2003 - Il giro di boa (Un giro decisivo)2004 - La pazienza del ragno (La paciencia de la Araña)2005 - La luna di carta (La Luna de papel)
2006 - La vampa d´agosto (Ardores de agosto)2006 - Le ali della sfinge (Las alas de la esfinge)2007 - La pista di sabbia
2008 - Il campo del vasaio
Previsto 2009 - La danza del gabbiano
Narraciones cortas:
1999 - Un mes con Montalbano
2001 - La nochevieja de Montalbano
2002 - El miedo de Montalbano
2007 - El primer caso de Montalbano

Recomendadas: vespito; negraycriminal; boquitaspintadas

PRÓXIMA ENTREGA: GUIDO BRUNETTI

Mayo 2008, Alfonso Salazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada