jueves, 8 de septiembre de 2011

LA TRISTEZA DE LAS COSAS PEQUEÑAS. RAFAEL MUÑOZ ZAYAS

Para los airados
para los ofendidos de las plazas
para los que claman viento nuevo en las avenidas
y para todos los que sacuden sus cabezas en sus casas
para todos ellos
para todos los que quieren saber
qué aventura octubre o qué se esconde
en el hígado certero de las ocas
o en la cifra de los dados de hueso
o en los huesos de pollo derramados sobre la mesa
para todos ellos
para todos los que escrutan
el cielo virgen de la magia negra
en la sangre licuada de San Genero
y miran el rostro Santa Catalina de Jesús
intuyendo en ellos
un aliento divino
para todos
para todos ellos
que divagan en los cafés de media tarde
y se acodan en las barras de los bares
y beben cerveza, gin tonics, vodka o ron caramelizado
para todos
para todos ellos
os repito
que no hay felicidad en las cosas pequeñas
porque albergan
la misma carga negativa
en perfecto equilibro
de tristeza.

(lacabinadecombate)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada