martes, 10 de febrero de 2009

ALBAICÍN, BARRIO CON CRUCES

Desde la loma donde se asentase el cementerio musulmán llamado de El Jardín Alto (Arrauda el-Oleya), el visitante descubre una panorámica desconocida del Albaicín: el barrio se descuelga hacia el cauce del río Darro; más allá, se levanta la colina roja que sirve de pedestal a la omnipresente Alhambra. El corte transversal del barrio resulta inédito para una vista acostumbrada a la imagen de las tarjetas postales. En aquel cementerio, al cuál se accediese por la desaparecida Puerta del Osario, los cristianos erigieron a principios del siglo XV la llamada Cruz de la Rauda, al pie del promontorio que sirve de mirador.

Granada es ciudad de colinas, cuestas y promontorios y en su accidentado terreno reside su belleza. Granada es una ciudad que ofrece diversos puntos de vista, alturas, panorámicas variadas y callejones que descubren siempre una nueva visión del enorme monumento rojo (esqueleto de sultana que decía García Lorca). En la ciudad de las colinas, a la que algunos buscaron la fundación mítica de las siete colinas reservada a Roma, una tiene fama mundial por acoger en su cumbre el inevitable e impresionante conjunto monumental de la Alhambra -en la colina roja- el más importante de los palacios árabes conservados en Occidente. Frente a la Alhambra se levanta otra colina, donde descansan unos barrios, con más antigüedad que el propio Palacio Nazarí. Este grupo de barrios, de estructura musulmana, con calles estrechas -difíciles, buscando la sombra- es conocido como el Albaicín. Barrios que en otros tiempos gozaron de los colores azules, rojos y verdes en sus tejados, puertas y persianas y que actualmente se ciñen a la imagen, poco fiel a su tradición, de los pueblos blancos, encalados e impolutos.
La historia del Albaicín, y por extensión la de Granada, llega a su punto crucial en la instauración de iglesias sobre mezquitas y cruces diseminadas por el barrio. La llegada de los castellanos -y su enfrentamiento con los moriscos a lo largo del siglo XVI- marcaría la fisonomía del Albaicín. Se conservan los aljibes, depósitos de agua subterránea, anejos a las ubicaciones de las mezquitas -hasta treinta en la época nazarí- y sobre ellas se edificaron los templos cristianos, reconvirtiendo los alminares en campanarios. Así permanece el Albaicín, a pesar de la brutalidad ejercida en el recinto por parte del moderno urbanismo, como un caleidoscopio de la historia.
El devenir del barrio se pierde en siglos y leyendas. Allí debió ubicarse un foro romano, cercano a la antigua ciudad de Ilíberis, municipio del Imperio y sede de un famoso concilio. Así pretendieron probarlo unos improvisados arqueólogos autóctonos en el siglo XVIII, cuyos alocados trabajos les acarrearon más de un juicio por falsificación. Y sería allí donde se dieron los primeros asentamientos árabes en Granada, inicio de lo que sería la época dorada de la ciudad. Pocos años después de la derrota visigoda junto al Guadalete, Abderramán el Xeibani ordenaría obrar en el recinto de la colina que se eleva en la margen derecha del río Darro. Allí se levantó la Alcazaba -llamada Casbah Cadima, o Alcazaba vieja tras la construcción de la Alhambra- que aún pervive, en lamentables condiciones.
La Casbah determinó el crecimiento del barrio, comienzan a fundirse los barrios originales. Uno de ellos, el Albaicín tomaría su nombre al ser lugar de acogida y refugio de los musulmanes expulsados de Baeza y Úbeda tras la conquista castellana por las tropas del rey Fernando III en el año 1227 y que se asentaron en los extrarradios, al noroeste de la antigua ciudadela, llamándose así Rabad al Baecín -arrabal de los baezanos. Pero parece ser que la filología no soporta esta hipótesis. Más bien, su origen reside en la denominación de arrabal de los halconeros. El impulso, sin embargo, que toman los asentamientos en esta época es capital. La vieja ciudadela se amplía y toma la forma que mantiene en la actualidad: la muralla construida entonces sólo se mantiene algunos trechos en pie. Pero se conservan puertas de acceso de la época, e incluso anteriores: Arco de Elvira, de Monaita, de Fajalauza, de las Pesas o Puerta Nueva, del Postigo…
Si la dinastía Nazarí en el siglo XIII emplazó en la colina contigua su palacio real -la Alhambra-, dos siglos antes la dinastía Zirí se decidió por la colina del Albaicín, la embelleció y elevó en ella sus residencias reales. La dinastía Zirí, tras la caída del califato, erigió Granada en capital de su reino y rehízo las antiguas murallas de Xeibaní. El fundador de la dinastía, Abu Mozni Zawi, promovió el traslado definitivo de la población de la vecina ciudad de Elvira hacia el nuevo recinto. La ciudad ya se había apropiado del nombre que recibía el asentamiento judío del Mauror, pequeña colina más al sur de la Sabika -o barranco de la plata derretida- junto a la colina donde se levantaría posteriormente la Alhambra. Tal asentamiento tenía por denominación Garnatha al Yeud: villa de los judíos.
El tercer monarca Zirí, Badis Abén Haduf Almudafar, edificó un espléndido palacio que recibió el nombre de la Casa del Gallo del Viento. Su ubicación sería utilizada por los nazaríes para erigir el Palacio de Daralhorra -residencia de la madre de Boabdil- y por los castellanos para el uso de la Casa de la Lona, lugar de mercadería de sedas y lienzos. La mítica Casa del Gallo del viento estaba rematada por una veleta con la imagen de un guerrero a caballo. Dice la leyenda, que sería recogida por Washington Irving en su colección de Cuentos de la Alhambra, que el rey Badis consideraba al guerrero un talismán, el guardián de al Andalus, que poco pudo hacer ante las invasiones beréberes que terminaron con el poder zirita en el siglo XI.
La posterior historia del barrio enlaza con el esplendor de la dinastía Nazarí y el progresivo ensanche del amurallamiento que vino a unir el recinto del Albaicín genuino con la vieja Casbah. Ni siquiera la construcción de la Alhambra en el siglo XIV restó importancia a un barrio que contaba con una población cercana a los treinta mil vecinos.
La llegada de las tropas castellanas conllevó la reforma de las mezquitas, la fundación de iglesias, la construcción de las bellísimas torres mudéjares -de los moriscos, o musulmanes respetados por los castellanos con la categoría de vasallos- y el derrumbe de parte de la muralla y algunas antiguas puertas de acceso a la ciudadela.
Fue el Albaicín quien alimentó las rebeliones moriscas del siglo XVI. Eran frecuentes los altercados entre los mudéjares y las guarniciones de soldados castellanos. La leyenda refiere el inicio de un motín a fines del siglo XV cuando unos alguaciles prendieron a una morisca que fue liberada por un grupo de moriscos armados. Estos, envalentonados, cercaron la casa del Cardenal Cisneros y fueron disueltos por las tropas del Conde de Tendilla establecidas en la Alhambra.
Pero sería, muy probablemente, la orden de cierre de los baños públicos y la obligación del cambio de indumentaria mudéjar la que encendería definitivamente la mecha de la rebelión en la navidad del año 1568.
Moriscos de la comarca de la Alpujarra, al sur de la ciudad, iniciaron la revuelta. En el Albaicín se fraguaba un plan que se pondría en marcha el mismo uno de enero, aniversario de la entrada de los Reyes Católicos en la ciudad. El plan pretendía atacar simultáneamente, desde tres puntos del Albaicín, la cárcel, la Chancillería y la sede de la inquisición. El impulsivo Abén Farax, tintorero, y uno de los principales conjurados, entró con sus tropas reclutadas en pueblos cercanos, de noche en el barrio. Pocos fueron los vecinos que respondieron a su llamada rebelde. Abén Farax dio al traste con el plan del motín y hubo de huir ante la terrible respuesta castellana. Las consecuencias de la frustrada rebelión -y el posterior castigo- fue la ruina del viejo barrio. Casi toda su población fue expulsada en terible progromo, y a principios del siglo XVII, no tenía más de un millar de vecinos. La Chancillería facilitó a todos aquellos que estuviesen dispuestos al cuidado de las casas, el acceso a la propiedad. Este fue el momento del abandono definitivo de la población musulmana y el asentamiento de la población cristiana otorgó otro de los rasgos característicos del barrio, que se extendió en los siglos siguientes: la hornacinas con imágenes de vírgenes y santos repartidos por las fachadas.
En los siglos siguientes, el Albaicín se adornaría con nuevas construcciones: la Casa de la Lona, la Casa de los Mascarones -que fue habitada por el poeta Soto de Rojas y el imaginero José de Mora- y otras casas solariegas, e iglesias donde aparece la mano de Diego de Siloé. Desde entonces hasta ahora, muchos han sido los edificios derruidos, las obras urbanísticas inconvenientes, el abandono paulatino del barrio a lo largo del siglo XX, el irreparable daño del tráfico rodado, pavimentaciones inadecuadas, tala de árboles, ruina de antiguas casas de moriscos ante la indiferencia y desconocimiento de sus dueños y tantas otras calamidades.

Aquel barrio que cautivó a los visitantes europeos -escritores, grabadores, pintores, músicos- a fines del siglo XIX y principios del XX, sobrevive a duras penas, a pesar de ser Patrimonio de la Humanidad desde el año 1995. Pero se mantiene en pie y poco a poco pretende recuperar el esplendor perdido, sigue ofreciendo esa imagen inédita de la ciudad; un monumento y un barrio siempre presente en los tratados de Arte. No en vano, los habitantes del Albaicín, cuando bajan la Cuesta de San Gregorio hacia el corazón de Granada, siguen diciendo «bajo a Granada». Como si el barrio fuese otra ciudad. Como hace mil años

No hay comentarios:

Publicar un comentario