domingo, 1 de junio de 2008

DETECTIVES EN LA GUANTERA 04: GORDIANO EL SABUESO




Hay más de un detective que mezcla los dos cafés literarios, el negro y el histórico. Así sucede con Philip Kerr y su Bernie Gunther, Boris Akunin y su Erast Fandorin. Y así lo hace, en la época imperial romana, los lascivos años de los Flavios, Lindsey Davis con Marco Didio Falco, el detective por antonomasia del sarcasmo en latín. La autora inglesa ubica en el año 70 dc a Falco. Pero un siglo y pico antes otro romano, con menos apellidos conocidos, Gordiano –llamado el Sabueso-, rastrea los callejones de la Subura y otea el horizonte de la República en putrefacción desde el Aventino.
Steven Taylor, historiador tejano, inició en 1991 la serie Roma sub rosa, el término viene a definir lo furtivo o encubierto, aquello que se dice bajo secreto. Es propio de Gordiano. Desde el año 80 ac, cuando se inician sus andanzas, Gordiano verá retirarse a Sila a su dorado recogimiento, cuando estaba en la cima del poder; conocerá muy de cerca el ascenso irresistible del imberbe Julio Cayo César y cómo aumenta la soberbia de Pompeyo el Magno; presenciará la rebelión de Espartaco, verá multiplicarse la riqueza de Craso y la bravuconería de Marco Antonio; y sobre todo, vigilará la carrera de Marco Tulio Cicerón.

Las obras de este abogado, orador, cónsul e intrigante político romano sirven de base al autor para marcar una vía por donde durante más de cuarenta años se entrelazan la vida política y corrupta de la República dando sus últimos coletazos. Casi todos los libros de la serie (se conocen ocho traducidos al castellano en diversas editoriales y un libro de cuentos) se trazan conforme a alguno de los casos famosos en los que Cicerón se vio envuelto, desde la afamada conjura de Catalina, hasta la defensa de los asesinos del héroe popular Publio Clodio que generó el incendio del Senado. Junto a los avatares históricos en que Gordiano se verá envuelto: presenciando el renombrado cruce del Rubicón de César y la consiguiente derrota de Pompeyo en el sitio de Brindisi en el 49 ac, la estancia del caudillo en Egipto (con el inevitable encuentro con la misteriosa Cleopatra), etcétera, contemplamos la evolución de la peculiar familia del sabueso: Eco, un hijo adoptado sordomudo que recuperará el habla y se convertirá en heredero de su instinto; Metón, nacido esclavo, a quien Gordiano recibe en pago de un trabajillo para Craso cerca de Nápoles y que se convierte en escribiente (y quizá algo más, mucho más) del incipiente adalid Julio César; su esposa Bethesda, comprada en Alejandría por el propio Gordiano hechizado por su belleza sin igual y, luego, manumitida; su hija Diana casada con –otro- esclavo, que esta vez Pompeyo, traspasa al Sabueso; y varios esclavos (Belbo, Rupa, Androcles, Moso) que viven en régimen de plena libertad dentro de su casa para escándalo de sus vecinos.

Pero en el marco fidedigno de la Roma republicana que transita Gordiano, donde intima con los más poderosos de la ciudad, también aparecen unos secundarios –reales como la historia misma- imprescindibles: el puntiagudo y borracho romántico Catulo, la pérfida y hermosa Clodia, la honrada y malvada Calpurnia, el insidioso y apolíneo Marco Celio, el repugnante Milón. Todos ellos, como bien merece la leyenda de Roma, cruzados en relaciones extramaritales, sesiones de baños, consulados, complots, emparentamientos y animadversiones.

Contadas en primera persona, en las novelas de Saylor caminamos con Gordiano por las vías del Lazio, el golfo de Nápoles, las montañas de los Apeninos, los muelles del Tíber, la mítica Alejandría, las hermosas villas de las afueras de Roma, los templos de vestales, y la Galia Cisalpina.

Taylor apoya cada una de sus obras en una concienzuda exposición de la época, los avatares políticos, los textos históricos en que se apoya –de Cicerón, básicamente-, pues como indica el autor “me propongo pintar un fresco de los últimos y revueltos años de la república romana, trazando un arco temporal que va desde la dictadura de Sila (80 ac) hasta el asesinato de César (44 ac) y tal vez después”. Aún le quedan pasos: la última novela publicada (por ILHSA, en Argentina) sucede en el año 48 ac, cuando aún César está prendándose de Cleopatra y el cachorro Octavio está por despertar. Si no fuese por la lamentable publicación que se ha realizado en España (Emecé inició la serie en 1998 y parece ser que se cansó a la quinta entrega) aún nos quedan varias novelas que disfrutar, de esas que nunca sabemos si son novela histórica o novela negra (o sub rosa). No es una discusión de colores, ni de géneros, sino de gustos: hay novela histórica que son una ruina desde su primera página y novela negras que no escriben negro sobre blanco. Gordiano el Sabueso, posiblemente antepasado del chispeante Marco Didio Falco, es mucho más acertado que éste y la pluma de Taylor, aunque divertida, no se entretiene en los chistes ingleses supuestamente dichos en latín de Lindsey Davis –pero esa es otra historia.


Para saber más:
Página personal de Steven Saylor (en inglés)
Biografía y novelas publicadas por Saylor (en inglés)
Negra y criminal
Artículo sobre la Vía Apia romana de Ricardo Vigueras Fernández


Toda la serie ha sido también publicada por Círculo de Lectores
Roman blood (Sangre romana) 1991, Emecé-Salamandra; 2006, Planeta
Arms of Nemesis (El brazo de la justicia) 1992, Emecé-Salamandra; 2006, Planeta
Catilina´s riddle (El enigma de Catilina) 1993, Emecé-Salamandra; 2007, Planeta
The Venus throw (La suerte de Venus) 1995, Emecé-Salamandra; 2007, Planeta
A murder on the Appian Way (Asesinato en la vía Apia) 1996, Emecé-Salamandra; 2007, Planeta
Rubicon (Cruzar el Rubicón) 2006, Salamandra.
Last seen in Massilia (El cerco de Massilia) 2008, sólo en Círculo de Lectores
A mist of prophecies (La adivina de Roma) 2007, Swing
The judgement of Caesar (El veredicto del césar) 2006, El Ateneo, ILHSA, Argentina
The triumph of Caesar (no publicado en castellano)

Narraciones cortas de Gordiano, el Sabueso
The house of the vestals: the investigations of Gordianus the Finder (La casa de las vestales) 1997, Emecé-Salamandra; 2007, Planeta
A Gladiator Dies Only Once (La muerte llega a Roma) 2006, El Ateneo, ILHSA, Argentina

PRÓXIMA ENTREGA: KURT WALLANDER

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada