jueves, 15 de octubre de 2009

CRÍTICA DE RAFAEL ESPEJO A "EL DETECTIVE DEL ZAIDÍN" EN GRANADA HOY

Granada, para quienes no la conocen, empieza y acaba poco menos que en el Albaycín: su poquito de Sacromonte, sus miradores panorámicos, su Alhambra, su Paseo de los tristes y acaso el pellizco de Plaza Nueva con Elvira, donde las terrazas con solete y músicas del mundo, las teterías escapistas y los bazares de cartón piedra hacen las delicias del turismo de postín. Granada, tierra mora. Un marco incomparable para las fotos, lindos souvenirs con los que pavonearse a la vuelta: "yo estuve allí", dijo una vez el mismo Bill Clinton. LEER MÁS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada