sábado, 31 de diciembre de 2011

NOCHECITA TOLEDANA




Cuatro pájaros azules
sobrevuelan mi cabeza,
tres brillantes delfines
se empeñan en acompañarme.

Una corbata prudente
me avisa de qué depende
entretanto los delfines
se montan un tête a tête.

Viene la reina de las vitaminas
montada en una B12,
la recibo con serpentinas
y una ola del ochentaiséis.

La lengua es una suela
que se la lleva un gato:
cuando las botas eran
cosas más importantes.

Dicen que arregla el sueño
las nochecitas toledanas
y no hay sueño tan largo
para tantas vidas tantas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada