martes, 29 de julio de 2008

CARTA Y POEMA FINAL: A TODOS, DE VLADIMIR MAYAKOVSKY

De que muero no culpéis a nadie, por favor. Madre, hermanas y camaradas, perdonadme –éste no es el método (a otros no lo recomiendo), pero yo no tengo salidas. Lilia, quiéreme. Camarada gobierno: mi familia son Lilia Brik, mi madre, mis hermanas y Verónica Vitóldovna Polónskaia. Si les haces la vida llevadera, gracias. Los versos iniciados dadlos a los Brik, ellos los descifrarán:

Son cerca de las dos. Ya te habrás acostado.
O a lo mejor te pasa a ti lo mismo que a mí.
En la noche, La Vía Láctea es un río de plata.
No me apresuro con urgencias de telegramas
ni voy a despertarte, ni a molestarte.
Como se dice, el incidente está zanjado.
La barca del amor varó en lo cotidiano.
Estamos en paz y no vale enumerar
dolores, desgracias y ofensas mutuas.
Fíjate: ¡qué silencio en el mundo!
La noche impuso al cielo un tributo estelar.
En momentos como estos te levantas y hablas
a los siglos, a la Historia y al Universo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada